Ana Álvarez de Lara, premio OMP 2022: «No debemos dejar pasar la oportunidad de ayudar a los misioneros, necesitan el apoyo de la sociedad»

OMP también ha querido premiar a Ana Álvarez de Lara, expresidenta de Manos Unidas y Misión América, una mujer que ha entregado su vida profesional por los misioneros.

El sábado 22 de octubre tuvo lugar la entrega de la primera edición de los premios misioneros de Obras Misionales Pontificias (OMP). Estos galardones, con el nombre de dos de los fundadores de la institución –“Beata Pauline Jaricot” y “Beato Paolo Manna”-, reconocieron a los misioneros Gloria Cecilia Narváez (FMI) y Pier Luiggi Maccali (SMA), ambos víctimas de secuestro por parte de grupos yihadistas; y a Ana Álvarez de Lara, expresidenta de Manos Unidas y Misión América. Los premiados compartieron su experiencia desde el Invernadero del Palacio de Cristal de Arganzuela en Madrid y animaron a seguir colaborando con el Domund, que se celebraba el domingo, 23 de octubre.

OMP ha premiado a Ana Álvarez de Lara, expresidenta de Manos Unidas y Misión América, una mujer que ha entregado su vida profesional por los misioneros. Reconociéndose muy honrada por compartir premio con los misioneros, humildemente explicó que es una persona “del montón”, pero que ha tenido la suerte de poder trabajar para ellos. “Me considero una misionera en la distancia, les ayudamos para que ellos puedan seguir haciendo su labor”. Álvarez de Lara agradeció a las instituciones de las que ha sido presidenta -y a sus equipos-, por enseñarle tanto, y animó a participar en el Domund. “No debemos dejar pasar la oportunidad de ayudar a los misioneros, necesitan el apoyo de la sociedad”, y por ello, exhortó a hacer lo que esté en nuestra mano. “Todo suma: nuestro tiempo, nuestra ayuda económica, nuestra oración”.

Los premios fueron entregados por monseñor Francisco Pérez, arzobispo de Pamplona Tudela, administrador apostólico de San Sebastián, y presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias. Monseñor Pérez quiso dedicar después unas palabras de agradecimiento al director de OMP -“José María Calderón lo está haciendo muy bien”-, y tuvo un recuerdo especial a San Juan Pablo II, cuya fiesta se celebraba el sábado 22 de octubre.

“Quiero dar gracias a Dios, que me ha dado la oportunidad de volver a nacer y a volver a la misión”, afirmó la hermana Gloria Cecilia al recoger el premio. Esta misionera, cuya vocación nació en un grupo de Infancia Misionera en su aldea, explicó que para ella, donde más claramente ha visto la presencia de Dios ha sido en la cruz, porque “no hay cruz sin Cristo”. Así ha sido en todos sus años de experiencia misionera, y especialmente durante sus casi cinco años de secuestro. 

Y a pesar de todo lo que ha pasado, la hermana Narváez defiende que “vale la pena llevar a Jesús a una mies cansada, que sufre, que espera conocer la misericordia de ese Dios que se hace hombre”. Agradeció el trabajo de OMP “por poner en valor el trabajo y la santidad de tantos misioneros” y por “tanto bien que hacen en el mundo”, e hizo un llamamiento a todos los españoles a seguir colaborando con el Domund. “Gracias al OMP podemos dar el biberón a los niños de nuestro orfanato en Mali y podemos tener un comedor”.

Por su parte, Pier Luigi Maccalli acogió el premio “en nombre de la población de Bomoanga y Níger, a ellos se lo dedico e invito a todos a seguir orando por la paz en el mundo”. Se mostró sorprendido de que lo que él vivió haya podido interesarle a alguien, y explicó que “nuestras historias como rehenes del yihadismo han puesto el foco en una zona de África donde se viven muchas guerras olvidadas”.

Maccalli ha compartido que días antes de ser liberado, escuchó por una radio que el Papa había firmado la encíclica “Frateli Tutti”. Sin saber más, esas dos palabras le inspiraron para decirle al líder yihadista que le llevaba a la liberación: “que Dios nos dé a entender algún día que todos somos hermanos”. De hecho, reconoció que reza por sus perseguidores, y que su misión ahora es proclamar la fraternidad. “El Domund nos recuerda y nos compromete a un abrazo solidario con el mundo -nuestra casa común-, y en particular con los pobres”, apuntó el sacerdote italiano.

Unos premios para celebrar

“Este acto lo celebramos por amor a los misioneros”, afirmó José María Calderón, director de OMP España. Según explicó, en este año 2022 Obras Misionales Pontificias celebra los 200 años desde que nació la primera de las obras, y 100 años desde que fueron asumidas por el Santo Padre como Obras Pontificias. Por ello, se ha querido crear para el futuro unos premios misioneros, cuyas categorías asumen el nombre de dos de sus fundadores, que han sido proclamados beatos. El premio “Beata Pauline Jaricot”, para misioneros como reconocimiento a su vida y testimonio; y el premio “Beato Paolo Manna” para personas o instituciones que hayan apoyado o dado a conocer la labor de los misioneros y de la Iglesia en la misión.

El director de OMP también explicó que la estatuilla representa a un cangrejo que porta una cruz, en recuerdo de la conocida anécdota de San Francisco Javier, patrón de las misiones, cuando lanzó su crucifijo desde una barca al mar para aplacar una tormenta, y lo recuperó al día siguiente en la playa, cuando un cangrejo lo sacó del mar con sus pinzas. Es una imagen simpática que representa la confianza y tenacidad de los misioneros.

La entrega de premios tuvo lugar en el Invernadero del Palacio de Cristal de Arganzuela, cedido gratuitamente por el Ayuntamiento de Madrid. También desinteresada ha sido la participación de Ana Belén Roy, periodista de TVE, como presentadora del acto, y del violonchelista Pedro Alfaro y el pianista Carlos Criado. Además, esta primera edición no hubiera sido posible sin la colaboración del Banco Santander, MAPFRE, Gráficas Dehon, Colegio Arenales de Carabanchel y Musical Thinkers.

Ana Álvarez de Lara, expresidenta de Misión América, premio «Paolo Manna» por su labor misionera

«Ana Álvarez de Lara fue presidenta de Manos Unidas, durante muchos años y en un momento muy difícil, y después acogió con agrado presidir una ONG misionera vinculada a la CEE como Misión América», explica el director nacional de OMP, José María Calderón.

Las Obras Misionales Pontificias Españolas (OMP) han instituido los premios «Paulina Jaricot» y «Paolo Manna» para reconocer la labor de las personas que destacan en la labor misionera. En esta primera edición, los galardones han recaído en la religiosa colombiana Gloria Cecilia Narváez y en el sacerdote italiano Pier Luigi Maccalli, reconocidos ambos con el Premio «Paulina Jaricot», y en la española Ana Álvarez de Lara, presidenta de la ONG Misión América, distinguida con el Premio «Paolo Manna».

«Gloria Cecilia Narváez y Pierluigi Maccalli tienen la trágica coincidencia de haber vivido largos secuestros en África por ser cristianos. Ana Álvarez de Lara fue presidenta de Manos Unidas durante muchos años y en un momento muy difícil, y después acogió con agrado presidir una ONG misionera vinculada a la CEE como Misión América», explica el director nacional de OMP, José María Calderón.

Misión América vio la luz en 1993 por iniciativa de los misioneros diocesanos españoles vinculados a la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana (OCSHA) para la ayuda y el desarrollo integral de las personas más desfavorecidas en aquel continente.

Los premios nacen con voluntad de continuidad. Han sido instituidos coincidiendo con el año de los centenarios misioneros, pues en 2022 se han cumplido 400 años de la creación de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, 200 de la Obra de Propagación de la Fe (precursora del actual Domund), y cien de la conversión de las Infancia Misionera, Propagación de la Fe y San Pedro Apóstol en Obras Pontificias.

Paulina Jaricot (1799-1862), la laica francesa que da nombre al primer premio, fue beatificada en su Lyon natal el pasado mes de mayo por el cardenal Tagle, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y presidente de Cáritas Internacional. El italiano Paolo Manna, por su parte, fue el fundador de la Unión Misional, la cuarta Obra Pontificia, encargada de la formación y de la espiritualidad misionera. Este año se cumplen también 150 años de su nacimiento.

De Toledo a Camerún: se hace realidad proyecto misionero impulsado por niños

Desde Camerún, la Hermana Victoria Braquehais muestra su gratitud a los niños y niñas de la Parroquia de Santa Bárbara (Toledo) destacando que “los sueños compartidos acaban por cumplirse… ¡sigamos soñando juntos!

Desde Camerún ha llegado un agradecimiento muy especial dirigido a los niños y las niñas de la Parroquia de Santa Bárbara (Toledo), en particular a los que este año recibían el sacramento de la primera Comunión, porque tuvieron un gesto solidario y misionero con el que apoyaron un proyecto de cooperación para el desarrollo y de ayuda para la infancia en África.

El proyecto se ha convertido en realidad en la Parroquia Saint FranÇois Xavier, en Ngovayang (República de Camerún), en el que también ha participado la ONGD Misión América, que preside Fernando Redondo Benito. La Hermana Victoria Braquehais ha mostrado su gratitud a los niños de la Parroquia, “por ayudarnos” porque “los sueños compartidos acaban por cumplirse… ¡sigamos soñando juntos!”.

Además, en un vídeo especial, dirigido a esos niños y niñas de Santa Bárbara (Toledo), la Hermana Victoria ha destacado, rodeado de niños y niñas de la Escuela en Camerún, que damos las “gracias a todas las niñas y niños de la parroquia Santa Bárbara de Toledo por su ayuda para reconstruir las ventanas de la parroquia. Gracias por vuestra generosidad y por vuestro impulso misionero, que es muy bonito, porque cuando recibimos a Jesús en la comunión, Él nos invita a darnos a los demás. Un beso muy grande. Y ahora todos los niños de aquí de la escuela van a aplaudir para daros las gracias. ¡Bravo, bravo, bravo, bravo!”. Desde la ONGD Misión América, Fernando Redondo también muestra su gratitud y pone a disposición esta herramienta de cooperación misionera, “para que sean muchos más niños y niñas los que colaboren, haciendo de la cooperación para el desarrollo una realidad más justa, solidaria y coherente, en la que la infancia, con el testimonio de los misioneros y las misioneras, descubren cómo ayudar a otros niños, descubren como vivir la fraternidad universal”.

Misioneros del Verbum Dei recuperan su convivencia misionera en Toledo

Llegados de varios países, y encabezados por el misionero toledano David Rolo FMVD, las misioneras y misioneros de la Fraternidad Misionera Verbum Dei, fundada por el sacerdote mallorquín Jaime Bonet, han descubierto la historia y cultura de Toledo.

Un ejemplo que atestigua la vuelta a una cierta normalidad, con la mejora de los datos de la sindemia, es la recuperación de la convivencia misionera que la Fraternidad Misionera Verbum Dei, que celebraban cada año en Toledo, y que en esta ocasión ha estado encabezada por el misionero toledano David Rolo FMVD y acompañados por el toledano Fernando Redondo Benito, presidente de la ONGD Misión América.

Gracias a la colaboración de la Santa Iglesia Catedral Primada y a Toledo Monumental, con su Pulsera Turística, los misioneros y misioneras han podido conocer la historia, patrimonio, arte y cultura de esta Ciudad Patrimonio de la Humanidad, además de descubrir el empuje misionero de la Archidiócesis de Toledo, insignia de la cooperación misionera que se desarrolla en España, con diversas entidades, entre las que destacan las Obras Misionales Pontificias y la ONGD Misión América.

La convivencia misionera de la Fraternidad Misionera Verbum Dei está enmarcada en el proceso de formación teológica y de inmersión cultural que desarrollan los misioneros y misioneras, que tienen en la visita de Toledo, en la que siempre han contado con la implicación de Fernando Redondo, un punto culminante de la formación cultural.

Llegados de Singapur, México, Venezuela, Portugal y Colombia, entre otros lugares, los misioneros y las misioneras han vivido también la acogida misionera que siempre dispensa Toledo, agradeciendo la presencia de la Fraternidad Misionera Verbum Dei, que tan ligada se encuentra a la Archidiócesis de Toledo.

El presidente de la ONGD Misión América, Fernando Redondo, conocedor de la realidad misionera, ha mostrado su gratitud a los misioneros y las misioneras del Verbum Dei, por retomar sus visitas a Toledo y también por la oportunidad de compartir su testimonio misionero; ellos son, los misioneros y las misioneras, sin duda alguna, los mejores embajadores de la marca España en todo el mundo.

La Fraternidad Misionera Verbum Dei es una familia misionera que concreta y centra su misión específica en la Palabra de Dios, con una espiritualidad contemplativo-activa, plenamente apostólica misionera, centrada en la Palabra de Dios, para seguir a Cristo, en su misión de formar discípulos y crear comunidades evangelizadoras. En la visita a Toledo han participado miembros de sus tres ramas del Verbum Dei, cuyo fundador fue el Padre Jaime Bonet, que son las misioneras consagradas, misioneros consagrados y matrimonio-misioneros, además de la propia Familia Misionera Verbum Dei, cuya realidad eclesial se encuentra en Toledo, a la cual pertenecen todos los fieles que comparten la misma espiritualidad y misión Verbum Dei.

La ONGD Misión América exige más “justicia social y cooperación” con África

Ante la celebración del Día de África, que se celebra cada 25 de mayo, el presidente de la ONGD Misión América, Fernando Redondo, indica la urgencia de respuesta solidaria con África a la que “no podemos dejar de lado”

  • Como ejemplo de cooperación, la ONGD Misión América presenta el proyecto de mejora del entorno educativo de la Escuela Saint François Xavier, de Ngovayang (Camerún), promovido por la Hermana Victoria Braquehais (de las Religiosas Pureza de María), con la inestimable colaboración del Coro Parroquial de Valmojado (Toledo).

Este Día de África, la ONGD Misión América, presidida por Fernando Redondo Benito, exige claramente más “justicia social y cooperación con África”, porque urge la “respuesta solidaria con África, a la que no podemos dejar de lado”.

Reconociendo la diversidad y pluralidad de África, en este 25 de mayo, la ONGD Misión América, que desarrolla proyectos de cooperación para el desarrollo en cualquier país, en cualquier continente, en el que se encuentre un misionero o misionera de España, desea presentar una mirada positiva hacia este continente, además presentando, como ejemplo de cooperación para el desarrollo, el proyecto promovido por la Hermana Victoria Braquehais, de las Religiosas Pureza de María, en Camerún.

Un proyecto que cuenta con la colaboración y cooperación toledana, porque desde el municipio de Valmojado, su coro parroquial, ha contribuido con fondos económicos para poder hacer realidad el proyecto de mora del entorno educativo de la Escuela Saint François Xavier, en Ngovayang (Camerún).

En la escuela de Ngovayang, se han realizado pequeñas mejoras, pero que suponen un salto cualitativo que contribuye a la mejor atención educativa y pedagógica, a la mejora de las condiciones sanitarias y al servicio que ofrecen a los niños y niñas de la escuela. Algunas de las mejoras han sido acciones en un sistema de energía solar, y la adquisición de una fotocopiadora que ayuda en el ámbito educativo y que funciona gracias a las mejoras en la energía solar. Se han ampliado y mejorado los sistemas hidráulicos de la escuela, para poder disponer de agua en la estación seca, añadiendo la adquisición de grifo y manguera para tal fin.

La acción más amplia del proyecto ha sido la cimentación de la zona de los antiguos sanitarios, que ha mejorado la higiene y la prevención del riesgo de serpientes, cuando los niños los utilizan. Además, se ha construido un muro, que dignifica la propia Escuela. Finalmente, se han incorporado acciones para el jardín de la Escuela, adquiriendo maceteros, para usarlos como semilleros, con el objetivo de trasplantar las flores en el jardín de la Escuela.

Todas estas acciones y mejoras, por muy pequeñas que parezcan, demuestran cómo la ayuda de cooperación para el desarrollo, gestionada por los misioneros y las misioneras, llegan a muchas personas, a muchos alumnos, haciendo de la solidaridad un verdadero motor para la justicia social.

La Hermana Victoria Braquehais ha transmitido su gratitud tanto a la ONGD Misión América como al Coro Parroquial de Valmojado.

Pero el proyecto en esta escuela en Camerún no culmina con estas acciones, y desde la ONGD Misión América, en colaboración con otras instituciones, como el Coro Parroquial de Valmojado, seguirá trabajando para cooperar con la misionera Hermana Victoria Braquehais, abriendo la posibilidad a que cualquier persona ofrezca donativos y colaboración, para lo cual se pueden poner en contacto con la ONGD Misión América en el correo electrónico misionamerica@misionamerica.org.

Es el momento de respaldar a África, es la oportunidad, en este Día de África, de recordar a los pueblos de África y a los misioneros y misioneras que durante siglos han caminado a su lado, y siguen caminando al lado del pueblo africano, haciendo realidad el vivir junto al pueblo, en todos los casos y en todas las situaciones.

La ONGD Misión América, vinculada a la Comisión Episcopal de Misiones de la Conferencia Episcopal Española, considera, como destaca su presidente, Fernando Redondo, “que es el momento de no solo seguir denunciando las situaciones atroces a las que sometemos a África, con decisiones políticas y empresariales neta y realmente injustas, sino de pasar a la acción y reconocer nuestra deuda y responsabilidad colectiva, reconociendo en cada africano a nuestros hermanos y hermanas”.

ONGD Misión América refuerza su cooperación con REDES: «nuevas caras, nuevas redes»

La Red de Entidades para el Desarrollo Solidario-REDES ha renovado su Junta Directiva en su reciente Asamblea. Al equipo formado por Rebeca Collado (Spínola Solidaria), Jaime Palacio (Corazonistas) e Iván Márquez (Solidaridad con América Latina) se suman Silvia Sanchís (Delwende Al Servicio de la Vida), Marta Moratona (Itaka Escolapios) y Fernando Redondo (Misión América) en un servicio por cuatro años. La presidencia la ejercerá Silvia Sanchís, religiosa de Nª Sª de la Consolación.

  • Además de alcanzar la paridad de género, este equipo refuerza la clave territorial al sumar a Fernando Redondo, presidente de la ONGD Misión América, desde Toledo, a la anterior presencia de Iván Márquez desde Bilbao.

Esta nueva junta estrenó su actividad el pasado 15 de marzo, en el que Marta Moratona participó en el acto público de presentación de la iniciativa Esenciales por la Regularización Extraordinaria de las personas migrantes.

Además de alcanzar la paridad de género, este equipo refuerza la clave territorial al sumar a Fernando Redondo desde Toledo a la anterior presencia de Iván Márquez desde Bilbao.

El nuevo equipo asume el reto de impulsar la reflexión hacia el nuevo plan estratégico, que se iniciará este año y culminará en 2023, en el que REDES cumple 20 años.

En este momento son 55 las entidades (fundaciones, ONGD…) asociadas en REDES, convencidas de que la acción a favor de la justicia, la paz y la participación en la transformación del mundo es una tarea evangélica que centra la misión de la Iglesia y se fundamenta en su doctrina social. Todo ello en el marco de la especial vinculación que REDES mantiene con CONFER y con un marcado sello de movilización social, como indican las actuales campañas sobre Derechos Humanos y Empresas (Ley de Diligencia Debida) en España y Europa y las actividades de la plataforma Enlázate por la Justicia, además de la de Regularización Extraordinaria antes mencionada.

Presentación de los planes de trabajo de los distintos grupos de REDES en la Asamblea 2022.

ONGD Misión América comprometida con el Día de Hispanoamérica que se celebra con el lema: «Una vida compartida»

La Iglesia en España celebra el domingo 6 de marzo el Día de Hispanoamérica. Una jornada para recordar especialmente a los sacerdotes españoles que han salido de sus diócesis de origen para colaborar con la Iglesia católica en Latinoamérica. Estos sacerdotes se agrupan en la Obra para la Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana (OCSHA). El lema de este año define su carisma, «Una vida compartida».

La Iglesia celebra el domingo 6 de marzo el Día de Hispanoamérica. Una jornada para recordar especialmente a los sacerdotes españoles que han salido de sus diócesis de origen para colaborar con la Iglesia católica en Latinoamérica. Estos sacerdotes se agrupan en la Obra para la Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana (OCSHA). El lema de este año define su carisma, «Una vida compartida».

Los sacerdotes de la OCSHA también hacen posible su tarea a través de la ONG «Misión América».

Materiales para celebrar el Día de Hispanoamérica

La Comisión Episcopal para las Misiones y Cooperación con las Iglesias ha editado los materiales para esta jornada:

Mensaje del Presidente de la Pontificia Comisión para América Latina

Como cada año, el presidente de la Pontificia Comisión para América Latinacardenal Marc Ouellet, firma una carta dirigida a Mons. Francisco Pérez González, presidente de la Comisión Episcopal para las Misiones y Cooperación con las Iglesias, y a todos los sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos españoles que trabajan como misioneros en tierras latinoamericanas.

En su escrito, destaca que el lema de este año, «una vida compartida»«sintetiza en una compacta expresión la necesidad de renovar la Iglesia de manera sinodal, es decir, predicando el Evangelio a todos, y simultáneamente, escuchando «el clamor de la tierra y de los pobres» (LS, n. 1)»

«Sabemos -afirma- que la salida misionera auténtica nunca es el aniquilamiento de lo diverso sino la comunión en la diferencia». Y puntualiza, «por eso mismo, evangelizar es encarnarse en las culturas, utilizar sus lenguajes, signos y mediaciones, para que Jesucristo, «el mismo ayer, hoy, y siempre» (Heb 13, 8), de nuevo abrace todo camino humano. «Esto implica incluir a las periferias» (FT, n. 215), reconociendo que tanto en la piedad popular como en muchas otras manifestaciones religiosas, artísticas y sapienciales existe una enorme riqueza que todos debemos apreciar y valorar.»

Mirar con agradecimiento al pasado

Mientras, «A hombros de gigantes» es el título que encabeza el texto del director del secretariado de esta Comisión, José María Calderón Castro, para el Día de Hispanoamérica.

«Estas palabras -explica- son tomadas de un discípulo de Bernardo de Chartres (1070-1130). De forma muy gráfica, Bernardo de Chartres justifica, según recoge este discípulo, la deuda de los hombres con los antepasados. Y es cierto. Todo lo que hoy sabemos es porque los que nos precedieron fueron legando a la ciencia, a la cultura, al arte, a la filosofía… Evidentemente, con ese trampolín, nosotros podemos llegar aún más lejos».

Por eso, estas palabras, resumen lo que este 2022 supone para las misiones. Este año, señala, José Mª Calderón, «vamos a recordar, con entusiasmo y agradecimiento, muchos pasos que se dieron en el pasado, y que han servido para que hoy la Iglesia continúe teniendo la tarea evangelizadora como tarea primordial».

Y es que el 2022 es un año especialmente cargado de efemérides en el campo de las misiones: 400 aniversario de la constitución de la Congregación Propaganda Fide, ahora Congregación para la Evangelización de los Pueblos; 400 años de la canonización de san Francisco de Javier, patrono de las misiones; 200 años del inicio de la Obra de la Propagación de la Fe, impulsora del Domund; 150 años del nacimiento del beato Paolo Manna, fundador de la Pontificia Unión Misional; 100 años de la elevación a la categoría de “Pontificias” de las Obras de Propagación de la Fe, Infancia Misionera y San Pedro Apóstol; o los 100” de la revista Illuminare. Además, el 22 de mayo está prevista la beatificación en Lyon (Francia) de Paulina Jaricot, fundadora de la primera de las Obras.

«Son nombres de personas -concluye el mensaje- con grandes intuiciones, con grandes ambiciones, con un gran amor a la misión… ¡con grandes hombros! Sobre ellos, sobre sus obras y trabajos se apoya hoy la animación misionera que se realiza en el mundo. No es impropio titular este año, tan lleno de centenarios, «A hombros de gigantes», porque lo que la Iglesia es capaz de vivir y crecer hoy, lo hace, sin duda, a costa, también, de lo que han significado estas personas en la historia de la misión».

Misioneros, voluntarios y cooperantes se suman al Día de la Fraternidad Humana

ONGD Misión América promueve la propuesta de Enlázate por la Justicia y el Gesto #EnlazadosPorLaFraternidad #DíaDeLaFraternidadHumana

  • Con la realización de un sencillo gesto, el próximo 4 de febrero, en el que mostrar la fraternidad humana

Los misioneros y misioneras, voluntarios y voluntarias y cooperantes de la ONGD Misión América celebrarán el próximo 4 de febrero el Día Internacional de la Fraternidad Humana, asegurando que son la tolerancia, la tradición pluralista, el respeto mutuo y la diversidad de religiones y creencias las que promueven la fraternidad humana. Por tanto, son necesarias actividades que promuevan el diálogo entre religiones y culturas para aumentar la paz y la estabilidad social, el respeto por la diversidad y el respeto mutuo, y para crear, a nivel mundial y también regional, nacional y local, un entorno que propicie la paz y la comprensión mutua.

Como actividad concreta, la ONGD Misión América promueve la propuesta de Enlázate por la Justicia, que consistirá en la realización del gesto #EnlazadosPorLaFraternidad #DíaDeLaFraternidadHumana, con presencia en las redes sociales para visibilizar las iniciativas que fomentan la fraternidad humana y la diversidad existente en la sociedad.

Es el segundo año que se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Fraternidad Humana, declarada por la ONU, como propuesta del Papa Francisco. Este día internacional es una oportunidad para la ONGD Misión América, porque junto a otras ONGD, colectivos y personas, se recuerda la importancia de seguir trabajando conjuntamente, desde la riqueza que supone la diversidad, apostando y soñando por una sociedad más justa.

Como destaca el presidente de la ONGD Misión América, Fernando Redondo, “esta pandemia nos sigue desafiando en la construcción de una sociedad más fraterna, solidaria, que busca el bien común”, añadiendo que “si la biodiversidad es fundamental para la vida del planeta, también lo es la diversidad humana para construir una sociedad”.

Es el momento de reconocer, destaca Redondo Benito, que “es en el encuentro con los otros como nos construimos como sociedad y como personas, es allí donde se halla nuestra esencia”. Así lo indica el Papa Francisco, en la Carta Encíclica Fratelli Tutti, «La persona humana, con sus derechos inalienables, está naturalmente abierta a los vínculos. En su propia raíz reside el llamado a trascenderse a sí misma en el encuentro con otros».

Propuesta del gesto #EnlazadosPorLaFraternidad #DíaDeLaFraternidadHumana

Desde la ONGD Misión América se asumen las acciones y gestos de Enlázate por la Justicia, para que podamos seguir contribuyendo y vinculándonos al llamamiento de que todo está conectado, que nada de este mundo nos resulta indiferente, porque en la casa común que habitamos necesitamos reconocer la familia humana que somos.

Este 4 de febrero, se quieren llenar las redes sociales de un sencillo gesto, que trata de hacer fotografías, recogiendo relaciones entre personas (familias, grupos de amigos, grupos de solidaridad o cuidado de la naturaleza, de ocio y deporte…), en la que, además de las personas, se pueda mostrar un cartel o algún elemento que visualice lo que nos une en la diversidad.

Estas fotografías llenas de fraternidad humana, de solidaridad, deben ser subidas a las redes sociales con el texto: “Somos familia humana. En nuestra diversidad, nos une…”; y ahí completar lo que se tiene en común con la persona o personas con las que aparecemos.

Esta acción en las redes sociales debe ir acompañada de las etiquetas #EnlazadosporlaFraternidad y #DíadelaFraternidadHumana. Para esta iniciativa, que conmemora el Día Internacional de la Fraternidad Humana, se solicita la colaboración de todas las personas que deseen mostrar la realidad de la solidaridad y cómo se trabaja decididamente desde la diversidad y pluralidad humana.

La ONGD Misión América señala la fraternidad humana como salida para la crisis mundial

La ONGD de los misioneros para los misioneros celebra su Asamblea General reforzando la apuesta decidida por la sensibilización y la educación para el desarrollo

  • En la Asamblea General de la ONGD Misión América han participado representantes de las delegaciones existentes en España, así como misioneros españoles en América Latina y África.
  • En esta cita anual de la ONGD de los misioneros se ha aprobado el inicio de los trabajos de elaboración del nuevo Plan Estratégico 2023 – 2027 y la preparación del 30 Aniversario de la ONGD Misión América que se celebra en el 2023.

La preparación del 30 Aniversario de la ONGD Misión América, que se celebra en 2023, y el inicio de los trabajos de elaboración del nuevo Plan Estratégico 2023 – 2027, son dos de los temas centrales que ha abordado la Asamblea General de la ONGD Misión América, en la que también han sido aprobados los presupuestos del año 2022 y los documentos contables y administrativos correspondientes al 2021.

La reunión de este año 2022, todavía marcada por la situación pandémica, ha servido como punto de encuentro de los representantes de las delegaciones de la ONGD en España, así como de misioneros españoles en América Latina y África, que aportan el testimonio sólido y coherente que logra hacer realidad proyectos de cooperación para el desarrollo, contribuyendo siempre desde la justicia social en los pueblos y con las gentes con las que los misioneros desgastan su vida y compromiso.

Para ello, la Asamblea General de la ONGD, de los misioneros para los misioneros, considera esencial reforzar la apuesta de Misión América por la sensibilización y la educación para el desarrollo, para contribuir más y mejor ante la sociedad que puede encontrar en los misioneros y en las misioneras el ejemplo de gestión y finalización de proyectos de cooperación para el desarrollo.

Ante la situación que todavía vive el mundo, de situación pandémica, pero sin olvidar otras pandemias que nunca desaparecen (como la pobreza, el hambre, la desigualdad, las injusticias…), el presidente de la ONGD Misión América, Fernando Redondo, señala que solo “desde la fraternidad humana, caminando todos juntos, podremos salir de las situaciones constantes de desigualdad y pobreza de todo el mundo”. Además, Redondo pide que se ponga la mirada en el trabajo de las ONGD, que durante años hemos demostrado “las vías de actuación y solidaridad necesarias para poder abordar de manera integral el cuidado de todos los hombres y las mujeres, de todo el mundo, para evitar las situaciones que está provocando el coronavirus y otras pandemias menos conocidas en los titulares”.

Un ejercicio de responsabilidad comunitaria es lo que demanda Fernando Redondo, para seguir afrontando los grandes retos que se plantean para la ONGD Misión América pero también para el resto de ONGD y de la sociedad en su conjunto, para lo cual es necesario “entender la cooperación para el desarrollo como una política trasversal, como un principio primario y no secundario, y dejar de entender la cooperación para el desarrollo como una política residual”. Enfatizando en esa línea, Redondo indica que “el nivel de solidaridad de una sociedad debe tener siempre en cuenta su compromiso con la cooperación para el desarrollo, la cooperación internacional, y lo mismo ocurre con las políticas públicas, que si no son acompañadas de acciones concretas de cooperación para el desarrollo quedan desvirtuadas”.

En el objetivo de seguir avanzando en la fraternidad como principio básico de acción de la ONGD Misión América, la Asamblea General también ha renovado su compromiso de colaboración con REDES (Red de Entidades para el Desarrollo Solidario), que es una red referente reconocible en incidencia política en cooperación y educación para el desarrollo, dando voz a aquellas personas hermanas que no son escuchadas. Junta a REDES, y otras entidades solidarias, la ONGD Misión América seguirá contribuyendo para despertar en la ciudadanía la inquietud y compromiso por un mundo más justo y solidario, generando capacidades para proponer y vivir alternativas coherentes con los valores cristianos, buscando alianzas con otros actores sociales e instituciones.

Desde la ONGD Misión América se ofrece la posibilidad de colaborar con los proyectos de los misioneros y las misioneras, conociendo más de los mismos en www.misionamerica.org o dirigiéndose directamente a misionamerica@misionamerica.org.

Valmojado renueva su compromiso solidario con África

Un ejemplo y testimonio actual de compromiso solidario lo encontramos en el coro parroquial de la parroquia de “Santo Domingo de Guzmán” de Valmojado, que ha integrado entre sus objetivos seguir sumando canciones misioneras a favor de proyectos misioneros en África. Los componentes del coro parroquial han querido, de esta manera, renovar su compromiso solidario para, de la mano de la ONGD Misión América, y en cooperación con otras entidades sociales y misioneras que trabajan en África, contribuir al desarrollo integral y sostenible de todos los pueblos del mundo.

Para ello, el coro parroquial de Valmojado, junto a la ONGD Misión América, han vuelto a confiar en la misionera Victoria Braquehais, de la Congregación Pureza de María, para el desarrollo de un proyecto destinado a la infancia y la juventud en África, con el objetivo de seguir apostando decididamente por iniciativas misioneras que se convierten en referencia en la defensa de la infancia y de la juventud en países de África.

El presidente de la ONGD Misión América, Fernando Redondo, hace público su agradecimiento al coro parroquial de Valmojado por este nuevo gesto de colaboración y cooperación, “porque fortalece la cooperación misionera y la consolidación de la solidaridad como respuesta y afianzamiento de la fraternidad humana”.

Esta nueva colaboración solidaria con las misiones surge de iniciativa propia de los componentes del coro parroquial de Valmojado, demostrando que, con pequeñas aportaciones y colaboraciones, de un modo sencillo, se pueden contribuir en proyectos misioneros, sumando entre todos y cooperando entre todos.

Niños y jóvenes de África, y del resto del mundo, están demandando la responsabilidad colectiva de todos, para poder avanzar en proyectos que contribuyen desde la justicia social al desarrollo de cada uno de los pueblos del mundo. Es el momento de “consolidar la globalización de la esperanza, el compromiso y la solidaridad”, como afirma Fernando Redondo, desde la ONGD Misión América.

Son muchos los grupos e instituciones, como el coro parroquial de Valmojado, que muestran su sensibilidad solidaria, su aportación misionera y su mirada desde la acción para contribuir a la cooperación para el desarrollo tanto en África como en otros ámbitos territoriales. Es el ejemplo de la colaboración entre múltiples instituciones y entidades, que aportan sus propios fondos y colaboraciones, para afrontar la consecución de los proyectos misioneros.

En el desarrollo de este proyecto, y de muchos otros puestos a disposición de todas las personas que deseen colaborar, se encuentra la ONGD Misión América, que se ha consolidado como la “ONGD de los misioneros”; ONGD promovida por iniciativa de los misioneros diocesanos españoles de la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana para la ayuda y el desarrollo integral de las personas más desfavorecidas de los países de América Latina y África.

La ONGD Misión América, vinculada al Secretariado de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias de la Conferencia Episcopal Española., lleva trabajando en Toledo y en Castilla – La Mancha desde el año 1993, arraigada siempre en el trabajo en red, la comunicación y la colaboración de los proyectos más vanguardistas en el desarrollo sostenible e integral. Una ONGD que cuenta con delegaciones en toda España, perteneciendo a la “Red de Entidades para el Desarrollo Solidario” (REDES), que una agrupación de 50 entidades dedicadas a la Cooperación para el Desarrollo, que persigue despertar en la ciudadanía la inquietud y compromiso por un mundo más justo y solidario, generando capacidades para proponer y vivir alternativas coherentes con los valores cristianos, buscando alianzas con otros actores sociales e instituciones.